YPF JULIO 1140x140 (1)

garzon

26 de febrero de 2024 Daniel Bosque Daniel Bosque

METALES CRÍTICOS, GEOPÓLÍTICA Y OPORTUNIDADES
Dionisio J. Garzón M. * 
Todo comienzo de año presupone un análisis de gestiones precedentes, su herencia y lo que es
posible mejorar en el futuro inmediato. En el tema del cambio de matriz energética que ocupó por
años la preocupación de gobiernos, economistas y filósofos que pronostican un negro futuro si no
se dan las condiciones para el cambio a fuentes de energía limpia, se avanzó muy poco en
términos pragmáticos y solo se dio una tormenta de propagandas en medios tradicionales de
difusión, en eventos internacionales como el COP 28 en Dubái 2023, y sobre todo en el streaming
y las RRSS tan de moda hoy. Para aterrizar sobre la causa de esta falta de resultados hay que
recordar que toda transición y adecuación tecnológica viene de la mano del uso necesario y en
muchos casos insustituible de metales tradicionales como: cobre, plata oro, estaño, etc., algunos
nuevos como: litio, cobalto, grafito, níquel, molibdeno, wólfram, tierras raras (TTRR) como itrio y
lantano, etc., que han venido a constituir lo que se llaman hoy metales críticos por la crisis de
suministro que se avecina en el mediano y largo plazo, por la producción limitada y monopólica de
algunos y por la falta de descubrimientos de nuevas minas en otros. Esto presupone un inusual
crecimiento de la demanda de metales, aumento del extractivismo tan venido a menos por la
acción de los áulicos del antiextractivismo y del cuidado ambiental a ultranza. No pretendo entrar
en este detalle en esta columna, el lector puede acceder a éste en mis anteriores columnas (v.g.
Minerales críticos, agosto 2023). Lo que pretendo es aterrizar en la región y particularmente en
Bolivia, para analizar lo poco que se avanza en este aspecto pese a que deberíamos aprovechar la
coyuntura por el potencial que tenemos en proyectos y áreas conocidas de aislados intentos de
diversificación productiva minera. No se trata de abarcar todo el espectro de metales críticos para
remediar el pasado sino, definir aquellos de mayor potencial y sobre todo aquellos que puedan
entrar a la cadena de producción en el menor tiempo posible.
Para la región es importante el cobre, metal que es hoy uno de los más críticos desde el punto de
vista del suministro futuro para el cada vez mayor uso en vehículos eléctricos, baterías,
generadores, acumuladores y circuitos eléctricos de infinidad de gadgets de la tecnología actual.
Se estima que la demanda adicional de cobre en el corto plazo será de 4,2 millones de toneladas y
que solo en la presente gestión habrá un déficit de 500 mil toneladas según Goldman Sachs.
En Sudamérica tenemos la provincia cuprífera mayor a escala global; históricamente
Chuquicamata fue la explotación mayor a cielo abierto y hoy todavía continúa la explotación
subterránea de los remanentes en profundidad. La proyección de la producción de cobre para
2027 tiene como actores principales a Chile con las minas Escondida (1,2 millones de ton/año),
Collahuasi (720.000 ton/año), Las Pelambres, Chuquicamata y El Tenienta que se acercarán a las
400.000 Ton/año. Perú tiene Cerro Verde y Antamina en esta categoría. Al grupo mayor se unen
las minas Grasberg en Indonesia (720.000 ton/año) y Kamoa Kalula en República Democrática del
Congo RDC (618.000 ton/año) según el ranking global proyectado por CRU (Commodities Research
Unit). Hay todavía un predominio territorial del hemisferio sur (Sudamérica, África e Indonesia) en
el suministro de concentrados de cobre para la industria; este es un mensaje que Chile y Perú
están canalizando adecuadamente para la exploración y puesta en marcha de nuevos proyectos.
Argentina y Bolivia, que comparten estas características, están rezagadas por malas políticas de


atracción de inversiones en el caso boliviano y por la resistencia de grupos anti minería a mega
proyectos mineros en el caso argentino.
El descuido de programas de exploración en la zona cuprífera en red beds del altiplano boliviano es
producto de la falta de planificación a largo plazo y de un entorno regulatorio hostil a la inversión
privada. En el límite entre el altiplano norte y la Cordillera Occidental del departamento de La Paz,
hay un distrito importante de este tipo de mineralización en vetas de alta ley en cobre y plata,
explotadas en su zona de oxidación desde tiempos pre coloniales. Estas vetas encajan en areniscas
y siltitas rojas de edad Eoterciaria, han sido muy poco investigadas pese a su potencial remanente
que se amplifica en profundidad y en áreas donde este basamento es atravesado por diques y
domos volcánicos, que generan nuevos sistemas hidrotermales con mineralización de cobre, plata,
oro y metales base. El distrito minero de Berenguela (Provincia Pacajes, departamento de La Paz,
Bolivia) es un ejemplo típico de un sistema hidrotermal rico en cobre, cadmio (otro metal crítico) y
plata en vetas, obliterado por una etapa posterior de mineralización hidrotermal rica en metales
base, oro y plata en diseminaciones y vetilleo de grandes volúmenes de rocas volcánicas y
sedimentarias. Una característica del distrito definida en recientes investigaciones es que la
mineralización primaria de cobre corresponde a un nuevo sulfuro del grupo de la tetraedrita, la
Tennantita rica en cadmio (Cu6 (Cu4Cd2) As4S13, definida por una investigación reciente de la
universidad de Cambridge (Cristian Biagioni et.al. 2022: Tennantite-(Cd), Cu6 (Cu4Cd2) As4S13,
from the Berenguela mining district, Bolivia: the first Cd-member of the tetrahedrite group.
Mineralogical Magazine (2022), 86, 834–840 doi:10.1180/mgm.2022.61). Hacia el sur en la zona de
Carangas-Todos Santos, departamento de Oruro, cerca de la frontera con Chile, hay otra extensa
zona con mineralización de cobre-oro-metales base en sistemas porfiríticos soterrados por
vulcanismo reciente; algunos resultados de exploración de New Pacific Metals Corp., son
realmente alentadores.
Argentina tiene una apertura más amplia a la inversión privada y desde los años 90 hubo actividad
continua de empresas de exploración que lograron un portafolio importante de proyectos de
exploración, cuya puesta en operación se prevé para el corto y mediano plazo. Aunque son
proyectos con mineralización polifacética, los proyectos de cobre importantes son: El Pachón
(Glencore) en la provincia San Juan, espera producir 350.000 ton/año de cobre; Los Azules (Mc
Ewan Mines) en la misma provincia 186.000 ton/año; José María (Lunding Mining) en San Juan,
125.000 ton/año; Filo del Sol (Filo Mining) en San Juan cerca de la frontera con Atacama, Chile,
67.000 ton/año; Taca Taca (Yamana-Glencore) en Salta, 275.000 ton/año y Mara, antes Agua Rica
(Yamana-Glencore) en Catamarca, que espera la factibilidad final del proyecto y la transferencia de
acciones de Yamana a Pan Américan y Agnico Eagle Mines. Estos seis proyectos son los mayores,
hay otros menos desarrollados que no se consideran (Información: Secretaría de Minas de la
República Argentina y/o publicación digital de BANAMERICAS). Interesante portafolio que
totalizará una inversión de capital (CAPEX) de más de 17.000 millones de dólares en el país, con
buenas perspectivas y en una unidad metalogénica óptima (Rob Mc Ewan decía que Los Andes
tenían el 18% del cobre a nivel global).
Otros metales críticos como platino y níquel (Grupo de Platinoides PGM por sus siglas en Ingles);
hay minas importantes en producción, Sudáfrica y Rusia aportan el 89% del platino y 82% del
paladio a nivel global (310.000 Kg/año y 277.000 Kg/año respectivamente). Las reservas mayores
están en Sudáfrica (63.000 ton de un estimado global de 70.000) en yacimientos profundos de


mayor costo operativo, las zonas de explotación actual están en el Upper Group Reef y en el
Complejo de Bushveld. Se consideran metales preciosos por su elevado precio, hay un monopolio
drástico de estos dos países en el mercado y perspectivas muy bajas para países con reservas
menores (v.g. Zimbabue, US y Canadá). Alrededor del 29% de la producción anual de platino viene
de reciclaje, lo cual aumenta la presión del mercado de este metal (Datos: mineweb.com,
es.statista.com y otros).
El níquel es más común que los anteriores metales descritos, se asocia con cobre en yacimientos
de sulfuros con pirrotina Fe (1-X) S, pentlandita (FeNi)9 S8, calcopirita (CuFe) S2 y en rocas
metamórficas con los silicatos (Minerales petrogénicos) garnierita, talco y antigorita, en áreas
cratónicas Proterozoicas. Por el bajo contenido del metal en los yacimientos primarios, se lo
explota generalmente en suelos residuales, coluviales y lateríticos. Las mayores reservas están en
Indonesia (21 millones de ton), Australia 20 millones, Brasil 16 millones y cantidades de menor
escala en Rusia, Cuba y Filipinas (World Energy Trade, NS Media Group 13.02.21). Estos días se
anunció un importante aumento de la oferta del metal en Indonesia después de una fuerte
inversión de capitales chinos en exploración y mejoras tecnológicas para elevar el contenido del
mineral de baja ley, que ha generado una crisis en las perspectivas de otros productores como BHP
en Australia. (From green hype to bailouts, the nickel industry has imploded. Bloomberg News
February 3, 2024. Mining.com). Esto elimina a productores menores y aumenta el oligopolio de los
productores de Indonesia.
El cobalto, más del 70% de su producción proviene de la RDC y es refinado en China, que tiene el
monopolio de todas las etapas de producción del metal para uso industrial. RDC produce
anualmente 130.000 toneladas, Indonesia 10.000 ton y Rusia 8.900 ton entre los productores
importantes del metal, hay otros países que lo producen pero en escalas mucho menores. Los
minerales primarios de cobalto son: Cobaltina (CoAs) S, Skuterudita (Co Ni Fe) As3, Heterogenita
Co (OH)2, Siegenita (Co Mg)2 S4, Linneita Co3 As4 y Asbolana (Oxido secundario de magnesio y
cobalto). Generalmente ocurre en filones orogénicos (Antes yacimientos meso termales) con
mineralización de Co-Ni-Ag-Bi-U, asociados a intrusiones graníticas Precámbricas, rara vez a
intrusiones básicas. Las minas más importantes de cobalto están en el área de Katanga en RDC, sus
menas son generalmente de baja ley y tienen un límite de explotabilidad de 3% de cobalto. Se
conocen antiguas minas en Europa, en las regiones de Bohemia y Sajonia relacionadas al batolito
(Intrusión mayor de rocas ígneas) de Carlsbad y en Noruega en filones con mineralización de
cobalto recristalizado en rocas metamórficas de edad Carbonífera Superior. Por las características
descritas, se explotan zonas superiores de los yacimientos con enriquecimiento supergénico para
separar las menas oxidadas, se explota la asociación níquel-cobalto-uranio y otros metales, se
acude al uso (indebido) de mano de obra infantil en el caso de RDC, etc.; todo para armar los
esquemas adecuados que permiten leyes más elevadas de las menas explotadas. Es muy difícil
competir en estas condiciones; Canadá por ejemplo, a través de Fortune Minerales, opera la mina
Nico (Cobalto, oro, bismuto, cobre) en Territorios nororientales, tiene una facilidad en
Saskatchewan (Cobalt Chemicals) y se unió a Tesla como suministrador directo para no depender
del monopolio chino (Infomine.com). Tesla construye una Giga Factory de baterías de litio en el
sudoeste de US con una inversión de $us 5 billones.
Esa es la dimensión de proyectos que se necesita para entrar en el negocio global de estos
metales, podemos seguir analizando particularidades de otros minerales críticos (v.g. Bismuto,


indio, selenio, columbita-tantalita, etc.) que escapan al alcance del presente análisis, cuyo fin es
proponer una estrategia de selección de objetivos para aprovechar el boom actual del mercado.
En ese contexto podemos concluir:
1. Es obvio que en la región es prioritaria la puesta en marcha de nuevas minas de cobre en
el menor tiempo posible, establecer una estrategia de incursión al mercado de productos
intermedios y finales a través de alianzas con empresas productoras de baterías y autos
eléctricos en primera instancia y con países productores de la región después, para cuidar
el nivel de precios.
2. Estos metales son críticos no solo por la auto movilidad futura sino, por el cambio de
matriz energética a nivel global, por eso debiera considerarse un parámetro de
competitividad en cada caso para elegir los objetivos de cada país, no caben
consideraciones de políticas endógenas para un problema global.
3. Esto no quiere decir dejar los objetivos de mediano o largo plazo; en la región las TTRR por
ejemplo no pueden ser aprovechadas inmediatamente, hay una dependencia del grado de
desarrollo de los proyectos y de los vaivenes del mercado. Brasil por ejemplo, tiene en
Goías un gran potencial de TTRR (Panorama Minero 21.12.23), que no es el mismo que el
potencial menos investigado de TTRR en Rincón del Tigre, San Ignacio de Velazco, etc., en
Bolivia, o aquel de Argentina en los “Actínidos” uranio, torio, etc.; las políticas de apertura
al capital privado, el fortalecimiento de los Servicios Geológicos y los convenios
intergubernamentales de investigación en cada caso, son claves para desarrollar estos
potenciales.
4. En el caso boliviano no debemos olvidar que el metal más crítico es el oro, aquel que
estamos dilapidando salvajemente en las llanuras aluviales del norte, mirando de reojo la
creciente informalidad e ilegalidad que vienen aparejadas a la depredación medio
ambiental del bosque y los ríos.
 Ingeniero geólogo, ex Ministro de Minería y Metalurgia de Bolivia.

PDAC 2024: LA MISIÓN DE DANIEL NOBOA Y LA CÁMARA MINERA DEL ECUADOR

PODCASTS

RICARDO MARTÍNEZ EN TV
RICARDO MARTINEZ EN MINERIA Y LA GENTE: INVERSIONES, EXPLORACIÓN, IPEEM, PDAC Y ANTIMINERÍA EN SAN JUAN

AFERRARSE A LA VIDA MEDING MARTINEZ HERNANDEZ AGULLES
MEDING, HERNÁNDEZ, AGULLES Y MARTÍNEZ EN LV5 : LA RUTA DEL COBRE Y LA MINERÍA EN SAN JUAN EN 2024