Dionisio Garzón: Minería, tecnología y avatares políticos en Bolivia

OPINIONES 03/01/2023 Por CLUBminero
EL AUTOR TRAZA UN PANORAMA DE LA ACTUALIDAD MINERA BOLIVIANA
minería potosí bolivia
Minería en Potosí: Un largo camino


DIONISIO J. GARZÓN *

Hablar de tecnología en el sector minero del país es un reto difícil, las connotaciones sociales y políticas que rigen las decisiones de los que manejan el sector limitan las posibilidades de innovación y desarrollo tecnológico. Partimos del hecho de que la minería nacional al presente tiene un componente de informalidad muy alto, y que el 85% de las nuevas fuentes de trabajo están en el sector informal, esta preminencia va en desmedro de la iniciativa empresarial única vía de asimilación tecnológica.

Venimos de un pasado colonial donde Potosí fue el sumun de la minería argentífera mundial y de su tecnología, siguió un periodo republicano en el que se logró forjar un sector empresarial fuerte, los Barones del Estaño, uno de ellos logró desarrollar la mina subterránea de estaño más grande del mundo con tecnología de punta, el Block Caving.

La mina chilena Chuquicamata hoy, en su fase de explotación subterránea de cobre usa este método tecnológicamente actualizado para poder extraer 40.000 TPD de roca mineralizada a un costo de $US 8-25/ton como un hito de uso correcto de tecnología. Mientras tanto en nuestro país pareciera que retrocedemos al uso de tecnologías coloniales cuando vemos el desolador panorama de la minería aurífera informal de la cuenca alta de los ríos Beni y Madre de Dios.

A mediados de siglo XX, empezó la lucha de intereses entre capital privado y el Estado que culminó con la nacionalización de las minas y un “tira y afloja” entre posiciones liberales y nacionalistas que aún perdura y que tiene como resultado la escasa asimilación tecnológica que mostramos hoy al mundo. No viene al caso entrar en los detalles de esta lucha, remito al lector a mi libro “De oro, plata y estaño. Ensayos sobre la minería nacional” (Plural Editores, 2014 y 2017).

LEA TAMBIÉN

exploracion minera en boliviaDionisio Garzón: Exploración minera en Bolivia, 2000-2022



El sector minero tiene tres componentes: Minería Estatal (Comibol), Minería Privada (Empresas Mineras Grandes, Medianas y Chicas) y Cooperativas. La minería estatal, como apunto en un escrito anterior (Opus cit. Pág. 335-337) está “anclada en el pasado…tratando de salir de su condición de exportadora de materia prima para entrar en el circuito del uso tecnológico de nuestros metales. Esto se dice fácil desde un balcón pero es muy duro de implementar cuando se viven los tiempos que corren, donde la euforia política reemplaza al sesudo análisis de los problemas de la minería nacional”.

Ajustes tecnológicos se dieron en épocas de apertura al capital privado mediante Joint Ventures (JV) con la estatal minera: Colquiri, re-estatizada en 20.06.12 mediante D. S. 1264 tiene tecnología actualizada en mina e ingenio, Huanuni consolidó un sistema remozado de extracción de mineral (Trackless mining) sin el uso de los legendarios carros metaleros sobre rieles y la fundidora de estaño de Vinto instaló un nuevo horno con tecnología Austmelt de mayor capacidad; las demás operaciones de Comibol mantienen un nivel tecnológico
menor.

Dos proyectos importantes, Mutún y el Salar de Uyuni que eran una promesa tecnológica para Comibol fueron sacados de su control para implementar las empresas públicas estratégicas Empresa Siderúrgica del Mutún y Yacimientos de Litio Bolivianos; esto destruyó la estructura corporativa en aras de generar mayor burocracia estatal. Los resultados son magros hasta ahora.

Las empresas mineras de capital privado que todavía subsisten o están en periodo de pre cierre de operaciones tienen tecnología acorde a las exigencias mínimas de la industria a nivel global; destacan Mina San Cristóbal de la japonesa Sumitomo, una operación a cielo abierto (Open Pit) de más de 160.000 toneladas por día (TPD) que alimenta un moderno Ingenio de 52.000 TPD, para producir 1.500 TPD de concentrados de plomo-plata y zinc-plata; la operación es considerada entre las cinco mayores a nivel global.

San Vicente, una operación subterránea de alrededor de 1000 TPD alimenta un Ingenio que produce concentrados de zinc, zinc-plata y plomo-plata. San Bartolomé en Potosí, de Empresa Minera Manquiri usa tecnología de lixiviación en pilas (Heap
Leaching) del material fragmentado y mineralizado de las laderas del Cerro Rico de Potosí (Pallacos en el léxico local); logro producir hasta seis millones de onzas troy de plata en barras doré por año.

La mina de oro en roca Don Mario, de Minera Paititi en el oriente boliviano, producía barras doré de oro y plata con el proceso metalúrgico Carbon in leach (CIL) con una recuperación del 90%, hoy está parada por problemas sociales. Las mineras Illapa y Sinchy Wayra (ex Compañía Minera del Sur Comsur) explotan estaño, plomo, zinc, cobre y plata en yacimientos filonianos del occidente del país (Minas Bolívar y Porco en asociación con Comibol, Reserva, Tres Amigos, Colquechaquita, Soracaya y San Lucas en áreas mineras privadas) operaciones de menor escala pero de cánones tecnológicos aceptables.

Los activos de zinc de estos grupos ex subsidiarios de la suiza Glencore fueron transferidos a Santa Cruz Silver Mining, que insuflará nuevos bríos y tecnología a las minas mencionadas.

La antípoda de lo descrito, cooperativas y minería chica artesanal son parte del problema cuando se habla de desarrollo minero y tecnológico. Las cooperativas mineras auríferas del norte y noreste del país operan sin cuidado medio ambiental y de seguridad operativa, usan dragas de succión instaladas en barcazas, un lavadero artesanal y pequeños equipos de amalgamación del oro con mercurio, cuyo uso discrecional contamina cursos de agua y la floresta. Las cooperativas que explotan plata, estaño y otros metales en el occidente tienen características similares, no hay seguridad operacional y cuidado medio ambiental, menos asimilación tecnológica.

Como corolario de esta breve descripción y con miras al desarrollo del boom de proyectos de exploración en curso en el país (ver en LEA TAMBIÉN) estimo necesario puntualizar que la investigación y el desarrollo tecnológico juegan un papel vital en el crecimiento económico y la innovación de un país; desde la generación de mano de obra y la salud pública hasta la seguridad nacional y la competitividad industrial, factores primordiales de desarrollo. Más aun en un sector extractivo con desafíos mayores para preservar el medio ambiente y el entorno social.

Ya va siendo hora de dejar la retórica y ponerse los overoles de faena para insertar al país en el circuito global de la industria y entrar en la cadena de suministros de los metales estratégicos vitales para el desarrollo de la transición energética global que se viene en el corto plazo.

*Ingeniero geólogo, ex Ministro de Minería y Metalurgia de Bolivia.

Lea también

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email


Subscribite a nuestro Newsletter

* campo obligatorio