Trenes: Crónica del ramal a San Luis (una ecuación imposible)

FILES ENERGÍA 28/07/2022 Por CLARIN/ CLUBminero
La relación costos-calidad-precios de los nuevos FF.CC. que un día destruyó Menem so pretexto del déficit que ahora vuelve. Pasajes agotados, trenes vacíos y 16 hs para recorrer 670 km.
TREN A SAN LUIS
Foto Emmanuel Fernandez

ROXANA BADALONI

El tren parte puntual desde San Luis a Retiro. El guarda acomoda su gorra, pide los boletos y, con amabilidad, invita a subir. Los coches lucen impecables de limpios, calefaccionados, con asientos amplios y bien cuidados.


Todo listo para partir. La azafata de Trenes Argentinos controla los pasajes en Justo Daract. Foto Emmanuel Fernández

El pitido anuncia que el viaje inaugural es inminente. Arriba, los pocos pasajeros que consiguieron comprar un boleto, a un costo bajísimo: $ 589 . Sorprende una imagen: los coches van prácticamente vacíos . Apenas de uno a tres asientos ocupados por vagón.

Con ocupación mínima seguirá casi todo el viaje, en el que suben y bajan pasajeros a lo largo de las 18 paradas. Tiene 370 lugares el tren , entre asientos y camarotes. Recién al pasar la ciudad santafesina de Rufino aumenta el cupo, aunque nunca alcanza el 40% de su capacidad en la mayor parte del viaje .

Hay abrazos y besos de despedida. Leandro ayuda con un empujón desde abajo a su novia Gaby para que suba la escalera. Van a visitar a su familia en Villa Gesell. Salieron a la mañana en micro desde la ciudad de San Luis a Justo Daract y les faltan 30 horas hasta su destino final en la Costa Atlántica.

el andén quedan los vecinos del pueblo ferroviario de Justo Daract. Sacan fotos al tren, vitorean al maquinista y saludan a los viajeros. Algunos trajeron a sus hijos y nietos. Lloran de emoción porque verán rodar el tren de pasajeros hacia Buenos Aires, después de 29 años.

Ocupen sus lugares, colóquense el barbijo y disfruten del viaje”, dice la azafata con voz fuerte ya paso firme entre un coche y otro.

Advertidos de que no hay wifi, solo faltó mencionar la paciencia infinita que el viaje requiere: serán 16 horas sobre rieles, en tramos en los que el tren marcha a 40 kilómetros por hora , 18 estaciones con recambio de pasajeros, para transitar una distancia de 670 kilómetros .

La vuelta del tren de pasajeros a Justo Daract
Justo Daract es una pequeña ciudad de 11 mil habitantes, 133 kilómetros al norte de la capital de San Luis. Fue un gran centro ferroviario y sobrevivió, después de la privatización y cierre del servicio de larga distancia, con los trenes de cargas .

Cabina de la locomotora CNR CKD8G de Trenes Argentinos que hace el trayecto Buenos Aires - San Luis. Foto Emmanuel Fernandez

Llueve y el olor a pasto mojado invaden la estación. Ni perros se ven por las calles. Es un domingo demasiado tranquilo. El único semáforo del pueblo, titila en soledad.

Mejor caminar por la calle que salpicarse las botas con las baldosas rotas frente a la estación. Dos cuadras más adelante, se oye bulla en el bodegón de Pichín . Hay mesas libres y porciones disponibles de la especialidad de la cocina: ravioles a la bolognesa y milanesa napolitana con papas.

Entre los comensales del restorán del pueblo, están los empleados de Trenes Argentinos. Ocupan tres mesas, una docena de hombres y mujeres, entre personal técnico y servicio. Provienen de ciudades vecinas. Llegaron con el tren del sábado por la mañana y fueron alojados en hoteles para cubrir de ida y vuelta la reactivación de la ruta ferroviaria.

El 10 de marzo de 1993 salió el último tren de pasajeros a Retiro. La fecha quedó marcada como una herida que dejó cicatrizar en los vecinos de Justo Daract. “Después vino la muerte, abandono, desempleo y familias que tuvieron que mudarse a la ciudad”, asegura Alicia Ottogalli (68), hija y esposa de empleados ferroviarios.


El saludo antes de la partida del tren de pasajeros después de 29 años en Justo Daract. Foto Emmanuel Fernandez

Frente a la puerta del quinto vagón está Ernesto, jubilado del ferrocarril San Martín, que repite como un mantra la poco feliz frase del ex presidente Carlos Menem: “Ramal que para, ramal que cierra” , dicha a fines de 1989 cuando entregó en concesión los ferrocarriles. Un par de años después probablemente la disminución del servicio de pasajeros de larga distancia hasta su cierre.

Recuperamos la ilusión de viajar en tren. Espero conseguir un pasaje para agosto”, dice entusiasmado el Ernesto. El pasaje, con el descuento para jubilados , ronda los $300 desde San Luis a Buenos Aires, en micro supera los $7.000 .

Próxima parada: Mendoza
El Gobierno nacional reactivó el fin de semana el ramal del Ferrocarril San Martín, que une la Ciudad de Buenos Aires con Pilar, en el norte del Conurbano, Rufino (Santa Fe), Laboulaye, General Lavalle y Vicuña Mackenna (Córdoba), y Justo Daract (San Luis). El objetivo es llegar a Mendoza por la próxima ruta Beazley - La Paz. Son 388 kilómetros extra hasta la estación de Gutiérrez, Maipú. Algo que recién podría ocurrir el año que viene.

Este tren de pasajeros no pasará por la ciudad de San Luis porque las vías fueron sustituidas por una avenida de Circunvalación para autos y camiones . Aunque el gobernador Alberto Rodríguez Saá se entusiasmó con recuperar ese tramo, en Trenes Argentinos aseguran que el costo de la obra es demasiado elevado.

El tren a Justo Daract funciona una vez por semana con coches de categoría primera, pullman, camarote y comedor . Parte de la estación porteña de Retiro los viernes a las 20.35. Para en 18 estaciones: José C. Paz, Pilar, Mercedes P., Franklin, Rivas, Castilla, Rawson, Chacabuco, O'Higgins, Junín, Alem, Vedia, Alberdi, Iriarte, Rufino, Laboulaye, General Levalle, Vicuña Mackenna y Justo Daract. La vuelta desde San Luis es el domingo a las 17.40.

Precios, categorías y duración
Domingo, 22.05. A casi cuatro horas de emprendido el viaje, hay coches con un solo asiento ocupado. Bajan tres y suben seis. En cada estación, son más los vecinos que se acercan a ver pasar el tren , que los que lo abordan.

Una abuela, su hija y dos nietos, uno con la camiseta de Boca y otro, de Independiente, se acomodan en el sector pullman. Solo la mamá pagó el pasaje completo. Los chicos entre 3 y 12 años, tienen un descuento del 50% , los menores de 3 van gratis y la abuela obtuvo el 40% de descuento como jubilada.

“¿Dónde queda el buffet?”, es lo primero que dice el nene de 10 años. La abuela abre la cartera, saca un billete de mil para consentirlo: la gaseosa y dos medialunas le saldrán $ 500 , el doble que lo que pagó de pasaje.

Entusiasmo de los vecinos de Justo Daract para ver salir el tren de pasajeros después de 29 años. Foto Emmanuel Fernandez

Un coche más atrás, viajando Ayelén (23) y su hija Yemina (3). No hay nadie más en su vagón. Se ubicaron en la butaca del medio, en el único asiento con mesa, ideal para tomar la media tarde.

Es el primer viaje en tren de la nena y también de la mamá. “Vinimos el viernes desde Vicuña Mackenna a Justo Daract, donde viven mis primos”, cuenta Ayelén, que aprovechó el nuevo servicio para dar un paseo entre pueblos vecinos por el fin de semana.

Su hija fue diagnosticada con autismo y, aunque intentó varias veces conseguir un pasaje de ómnibus sin costo con el carnet de discapacidad de la nena, nunca encontró. “Solo cuatro lugares por colectivo y es imposible viajar”, ​​asegura.

Dice Ayelén que en el tren de larga distancia hay 40 cupos para quienes tienen Certificado Único de Discapacidad (CUD). “Apenas me enteré del tren, busqué pasajes. Fuimos y vinimos gratis. La nena disfruto de la tranquilidad y el poco ruido que hay. Queremos volver a viajar el mes próximo”, adelanta.

Julieta Ríos (21 ) y su hijo Thiago, de 1 año. Viajaron desde Rufino a San Luis en micro para visitar a la familia y volvieron en tren. Foto Emmanuel Fernández 

La época de esplendor de los trenes de pasajeros fue entre los años 1967 y 1972 . Trenes de lujo, que demoraban cuatro horas a Mar del Plata y 12 horas a Mendoza . En esta nueva etapa de Trenes Argentinos, el viaje a San Luis tarda 16 horas, a Córdoba 20 ya Tucumán, 30 .

Quién se queda con los pasajes
Lunes, 1.51 de la madrugada. Parada en Alberdi. Los pasajeros suben abrigados de la cabeza a los pies: gorros de lana, camperas inflables y bufandas. El frío de la calle contrasta con la agradable temperatura de la calefacción de los vagones.

El servicio del tren de larga distancia cuenta con dispensadores de agua fría y caliente para todos los pasajeros. Cada dos horas el personal limpia los baños. Durante todo el viaje hay papel higiénico, jabón y toallas descartables.

Mirá mamá, nos tocó un tren de lujo” , dice un adolescente, que acaba de subir al coche 410 y salta de asiento en asiento buscando donde cargar el celular.

Hay coches de categoría primera, pullman, camarote y comedor. Foto Emmanuel Fernandez

Ojalá los pasajeros lo cuiden y no rompan los asientos”, ruega la madre, mientras coloca el mate y un juego de cartas sobre la mesa. Son las 3 y aún hay lugar de sobra en el vagón.

En el trayecto a Rufino, mitad de la noche, por fin el tren toma velocidad. Posiblemente 80 o 90 kilómetros por hora. La velocidad trae un bamboleo que adormece.

A esta hora las luces se apagan. Parece que se podra dormir un rato. Un breve descanso que dura hasta la próxima parada, menos de una hora, cuando vuelven a subir y bajar pasajeros.

El recambio de pasajeros es permanente. Es evidente que el tren de larga distancia es usado para hacer trayectos cortos entre pueblo y pueblo . Un viaje económico, que ronda los $ 100, en trenes limpios y custodios.


Chequeos previos antes de partir. Foto Emmanuel Fernandez

Empieza a amanecer. Un guardia de seguridad, se acerca a conversar con trabajadores de la empresa estatal de Trenes que viajan gratis después de prestar servicios técnicos. Aprovechamos para preguntar: ¿Cómo es posible que los pasajes estén agotados, si los trenes viajan con asientos libres?

Surge la versión conspirativa, en boca del guardia, un mito urbano entre los viajeros: “Las empresas de colectivos de larga distancia compran los pasajes para que nadie les haga competencia y perder pasajeros ”, asegura.

Clarín ya indagó en el verano sobre esta particularidad en los trenes a la Costa con pasajes agotados y coches con asientos vacíos y las empresas de micros desmienten categóricamente la denuncia. “Es un dispar y un sinsentido total”, dijo Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi).

Para el sector de los colectivos que todavía no se recupera del efecto Covid, competir contra el tren con pasajes subsidiados es una tarea titánica. “Pensar que una empresa tiene resto para comprar pasajes de tren sin saber si esa gente va a subir a su micro es un disparate”, insistió Gaona.

Para Justo Daract fue un evento la vuelta del tren de pasajeros después de 29 años. Foto Emmanuel Fernandez

El coordinador en Justo Daract de Trenes Argentinos, Omar Lorca, explicó durante a los enviados de Clarín que en el caso del nuevo tren de larga distancia, los pasajes julio estaban vendidos desde Rufino hacia Retiro, que era el recorrido habilitado. “Cuando se anunció que el comienzo del tren de San Luis sería en julio y no en agosto, lo único que se pudo hacer es recuperar pasajes remanentes desde Rufino a Buenos Aires y reservarlos para Justo Daract ”, precisó.

Lorca asegura que en agosto y septiembre viajarán más pasajeros desde San Luis y se habilitará el servicio de camarotes desde Daract, que no pudo ser utilizado en este primer viaje.

El coordinador en Justo Daract desmiente la sospecha del guardia: “Un total de 370 pasajeros que transporta este tren una vez por semana, no afecta a las empresas de transportes (de ómnibus) que trabajan con distintas frecuencias y recorridos diarios”.

De todos modos, en el tramo de Rufino a Retiro también quedaron muchos asientos libres que alguien compró por Internet y no sacaron, según pudo observar Clarín

.Postales del tren de larga distancia en el interior del país. Foto Emmanuel Fernandez

Una de las razones que esbozan desde Trenes Argentinos es que ante un pasaje tan barato, el pasajero que compró el boleto y no puede viajar, decide perderlo en lugar de acercarse hasta una estación a tramitar la devolución del viaje. La empresa estatal dice que trabaja en una estrategia para persuadir a quienes tienen un pasaje y por distintos motivos no lo van a utilizar, a cambiarlo para liberar ese lugar.

Fin del viaje
Lunes, 8.16. El tren se detiene en Pilar. Suben muchos más pasajeros, son viajeros frecuentes que usan el tren a Retiro durante la semana.

"Nunca estuvo completo, pero en total se transportaron 368 personas que subieron y bajaron en las distintas estaciones . A Retiro llegaron 312, de un total de 370 asientos", destacó el coordinador del tren a San Luis.


En las paradas intermedias los vecinos de distintos pueblos se acercan para ver el tren. Foto Emmanuel Fernandez

Una hora más tarde, 9.26, el tren arriba a la estación Retiro. El guarda anuncia el fin del recorrido. El primer servicio de larga distancia desde San Luis llegó a horario y cuando se cumplieron las 16 horas de viaje.

Los pocos pasajeros que subieron en Justo Daract cargan sus equipajes y enfilan para la puerta. La primera es Gaby, la novia de Leandro, quien salta apurada de la escalera al andén. “Abrí el paraguas que nos empapamos”, le dice. Llueve en Buenos Aires. Los novios apuran el paso. No ven la hora de llegar a destino y aún les quedan 6 horas en otro tren a la Costa.

Lea también