Garzón: La Paz en sus efemérides

OPINIONES 19/07/2022 Por CLUBminero
METALES PRECIOSOS PRECOLOMBINOS CIUDAD DE LA PAZ
LA PAZ, BOLIVIA, METALES PRECIOSOS PRECOLOMBINOS

DIONISIO J GARZON
DIONISIO J GARZÓN*

El departamento de La Paz alberga en sus pisos ecológicos cordilleranos y de tierras bajas llamadas Yungas, una rica tradición desde tiempos de los imperios primigenios, que habla de un gran potencial en oro, plata, cobre, metales base y algunos de uso industrial como son los platinoides y tierras raras, necesarios en los alocados tiempos de transición energética que pretende bajar el nivel de contaminación del medio ambiente. Esto obliga a transgredir cánones tecnológicos y de mercado para poder hacer frente a una demanda cada vez mayor de estos metales y de una minería altamente eficiente y amigable con el entorno.

Recuerdo las descripciones del Padre Alonso Barba allá por 1770 de las ocurrencias minerales de estas tierras, particularmente del oro en pepitas y en finos gránulos en los ríos y arroyos de Pacajes, Larecaja, Tipuani, también en el río Choqueyapu que forma el valle de la ciudad de La Paz, llamada Chuquiago o Chuquiabo, que en lengua nativa de estas tierras quiere decir “Chacra o heredad de oro” (Detalles en: Barba Alvaro Alonso 1770, El Arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro y plata por azogue, el modo de fundirlos todos y cómo se han de refinar y apartar unos de otros; Madrid en la oficina de la viuda de Manuel Fernandez. Año de 1770 pp. 49 y siguientes).

La Paz siempre estuvo ligada al oro, se puede decir que el lugar de su fundación obedeció, entre otras cosas, al hallazgo de una pepa de oro en el río Choqueyapu. Además, en la cuenca alta del río Amazonas y en el departamento, drenan los ríos Madre de Dios y Beni y sus afluentes Tipuani, Tuichi, Challana, Mapiri, etc., de donde procede la mayor cantidad de oro aluvional cuyo valor exportable ya supera los $US 2500 millones según datos oficiales y cuya reserva se estima en más de 30 millones de onzas (Matthews P.F.P. 1988, Alluvial Gold Potential in Bolivia; Informe reservado para el Ministerio de Minería e Hidrocarburos de Bolivia. La Paz, Bolivia 1988).

La Paz tiene pues no solo tradición sino potencial de minería aurífera y también de otros metales; volvamos a las apreciaciones del Padre Barba hablando de minerales de plata: “criase la plata algunas veces blanca y pura en las minas, atravesada como hilos en las piedras que llaman metal machacado…En Choquepiña, labor de los Incas, dos leguas de Berenguela, de la Provincia Pacajes…” describe los hilos de Plata Cornea (Cerargirita, AgCl) explotada aún antes del descubrimiento del Cerro Rico de Potosí; hoy siglos después Choquepiña es parte del área de influencia de un proyecto de exploración de New Pacific Precious Metals (NYSE: NEWP, TSX: NUAG) que tiene resultados interesantes a la fecha.

Hablando de cobre, los objetos ceremoniales de la cultura Tiahuanacota asentada en el entorno del mítico Lago Titicaca fueron hechos de cobre extraído de minas situadas en la Serranía de Chilla al sur de las ruinas de Tiahuanaco; ya en tiempos republicanos la explotación de este metal se extendió a vetas de cobre ensedimentos rojos ubicados en la periferia del Altiplano paceño. Y podríamos seguir con el estaño, zinc, plomo, etc.

Lo importante es puntualizar que pese a la tradición y al potencial, La Paz no se consideró nunca una región minera; el espíritu metropolitano de sus habitantes, ocupados en los vaivenes de la política nacional desdeñó el desarrollo de una burguesía minera como en otros departamentos y dejó la iniciativa a pocas empresas de capitales nacionales y/o extranjeros y a mineros artesanales y cooperativas sobre todo auríferas.

La fiebre del oro que vivimos hoy, que más que fiebre es una tempestad de operaciones informales, algunas ilegales, está desarrollando una bomba de tiempo en los ecosistemas aledaños y en la sociedad en general.

He tratado el tema muchas veces en esta columna; en el mes de la efemérides paceña solo queda desear sabiduría para los paceños y para todos los bolivianos, para encontrar el golpe de timón que cambie esta situación, como el mejor homenaje a La Paz.


* Ingeniero geólogo, ex ministro de Minería y metalurgia.

Lea también