BRICS y minerales críticos: Las batallas que vienen

ACTUALIDAD 27 de agosto de 2023 CLUBminero
BRICS PRESIDENTES

La Argentina, junto a Arabia Saudita, Irán, Emiratos Arabes Unidos, Egipto y Etiopía han sido habilitados por los BRICS  para sumarse al bloque, en una cumbre marcada por el término "desdolarización del mercado mundial". Serían los primeros países en agrandar la familia de un acrónimo que en sus albores, en 2009, fue impulsado desde Wall Street y otros centros financieros de Occidente para contener a la gran masa crítica de voluminosos capitales de China, Rusia y el capitalismo periférico.
Hoy la realidad es otra y en medio de las tensiones geopolíticas de USA, UE, Australia y los tigres del Pacífico versus Moscú y Beijing, hay batallas que vienen, una  de ellas la de los minerales críticos que tienen entre sus escenarios al litio de Sudamérica. Interesante el análisis  de 
Gracelin Baskaran y Ben Cahill, en esta entrevista del Center for Strategic and International Studies (CSIS)


Seis nuevos BRICS
Implicaciones para el Comercio de Energía

Gracelin BaskranBen Cahill
GRACELIN BASKARAN*
BEN CAHILL**| CSIS 

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica han invitado a otros seis países a unirse al grupo BRICS el próximo año para crear un contrapeso geopolítico al G7 y potencialmente un marco para reducir la dependencia de los sistemas financieros occidentales. La expansión de los BRICS podría tener implicaciones importantes para la inversión y el comercio energético, ya que reúne a grandes poseedores de recursos minerales y a importantes productores de petróleo, así como a algunos de los consumidores de energía de más rápido crecimiento.

¿Cuál es el último desarrollo?
Los BRICS se formaron por primera vez con cuatro países en 2009, y un año después, Sudáfrica se unió al foro multilateral por invitación de China. A principios de esta semana, el presidente chino, Xi Jinping, abogó por ampliar el grupo para convertirlo en un rival geopolítico del G7. Veintitrés países presentaron solicitudes para unirse al bloque. Los líderes del BRICS seleccionaron a seis: Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Se trata de un cambio significativo para un bloque que añadió a sus únicos miembros hace 13 años. El grupo BRICS comenzó como un acrónimo de países con producción económica y socios comerciales y de inversión muy diferentes, y el grupo ampliado sería aún más heterogéneo.

¿La expansión de los BRICS afectará la seguridad energética global?
Es probable que los BRICS ampliados adopten un enfoque similar al de la Asociación para la Seguridad de los Minerales (MSP), que es una iniciativa liderada por Estados Unidos para fortalecer la seguridad energética crítica para sí mismo y 13 de sus aliados.
La incorporación de Argentina fortalecerá el suministro de litio del bloque. La nación sudamericana tiene las terceras reservas de litio más grandes del mundo. Según un pronóstico de JPMorgan de agosto de 2022, la participación de Argentina en el suministro mundial de litio aumentaría del 6 por ciento en 2021 al 16 por ciento en 2030, superando a Chile como el segundo mayor productor de litio del mundo en 2027. En la actualidad, Argentina tiene 13 proyectos de litio en tramitación, más que cualquier otro país. La incorporación de Argentina posicionaría a los BRICS como tres de los cinco mayores productores de litio del mundo, junto con China y Brasil.
Los BRICS, al igual que el MSP, también buscarán aumentar las inversiones públicas y privadas en cadenas de suministro de minerales críticos entre sus aliados. Arabia Saudita, otro nuevo entrante, ya está realizando importantes inversiones en litio y otros minerales críticos en Brasil. Recientemente cerró un acuerdo por 2.600 millones de dólares para comprar una participación del 10 por ciento en la mayor compañía minera de Brasil, la división de metales básicos de Vale, para acceder a varios minerales críticos, incluidos el níquel y el cobre. La asociación es clave para que Arabia Saudita alcance su objetivo de construir 500.000 vehículos eléctricos anualmente para 2030 a través de inversiones específicas.

¿Tendrán los BRICS un impacto en las inversiones y los flujos comerciales de minerales críticos?
Sí. Los países BRICS han utilizado restricciones críticas a la exportación de minerales durante la última década. Los datos de la OCDE indican que, en 2021, China tenía 35 restricciones a la exportación de recursos naturales, en comparación con 17 de Rusia, 32 de India, 14 de Sudáfrica y 7 de Brasil. Ha habido una rápida aceleración: de 2009 a 2020, China aumentó por nueve sus restricciones a la exportación de minerales críticos, incluidas las licencias no automáticas y los impuestos a la exportación.

Como mínimo, estos países seguirán utilizando restricciones individuales a las exportaciones, pero es muy posible que se desarrolle un enfoque más coordinado. Las sanciones individuales o en bloque podrían ser perjudiciales para la seguridad nacional y energética del resto del mundo. Un BRICS ampliado tendría el 72 por ciento de las tierras raras (y tres de los cinco países con las mayores reservas). El bloque ampliado también poseería el 75 por ciento del manganeso del mundo, el 50 por ciento del grafito del mundo, el 28 por ciento del níquel del mundo y el 10 por ciento del cobre del mundo (excluyendo las reservas de Irán).

Un BRICS más grande también podría ver un aumento en las inversiones en proyectos y lugares que los países no socios evitarían. Irán es un buen ejemplo. El país tiene cantidades significativas de minerales críticos, incluidas las mayores reservas de zinc del mundo y el segundo depósito de cobre más grande en su mina Sarcheshmeh . Sin embargo, Irán no ha podido movilizar inversiones para aumentar la producción debido a las rígidas sanciones económicas ( en 2020 se sancionaron otras 17 empresas mineras iraníes ). Es probable que este grupo consiga que algunas inversiones fluyan hacia Irán a cambio de algo de cobre, zinc y litio a su debido tiempo.

¿Qué significa la ampliación de los BRICS para el comercio de petróleo y gas?
Con la incorporación de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Irán, este grupo ampliado incluiría a tres de los mayores exportadores de petróleo del mundo y constituiría el 42 por ciento del suministro mundial de petróleo. La gestión del mercado petrolero seguirá siendo competencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores aliados (OPEP+). Pero a largo plazo, una agrupación BRICS ampliada podría ser importante para los mercados energéticos. Durante años, los estados de la OPEP+ se han quejado de que las sanciones energéticas occidentales a Irán y Venezuela han restringido los flujos de inversión y exportación. Más recientemente, los embargos de la UE sobre el petróleo crudo y los productos derivados del petróleo rusos y los límites de precios de la UE-G7han creado un nuevo mecanismo de sanciones que apunta a los ingresos en lugar de a los volúmenes de exportación. A otros exportadores les preocupa que nuevas herramientas de sanciones puedan afectarlos en el futuro, y desconfían de las intervenciones del G7 que han remodelado los flujos de energía.

Un BRICS ampliado incluiría tanto a los exportadores de petróleo y gas como a dos de los mayores importadores, China y la India, los cuales se negaron a unirse a la “coalición de límites de precios” dirigida a Rusia. Los productores y consumidores de este grupo tienen un interés compartido en crear mecanismos para comercializar productos básicos fuera del alcance del sector financiero del G7. Esto no es tarea fácil. El comercio de energía denominado en dólares persiste por muchas razones: el dólar es líquido y libremente convertible (en contraste con el uso de controles de capital por parte de China y su opaca regulación del sector financiero) y muchos de los mayores exportadores de petróleo del mundo vinculan sus monedas al dólar.

A medida que las sanciones energéticas se han vuelto más frecuentes, un número creciente de acuerdos energéticos bilaterales se están liquidando en otras monedas como el renminbi chino o la rupia india . Pero los pagos por importaciones de petróleo o gas en determinadas monedas están muy lejos de la internacionalización total; por ejemplo, el uso del renminbi por parte de terceros para transacciones entre otros países. Para los mercados energéticos, la ampliación de los BRICS es en gran medida simbólica por ahora, pero es otra señal de que los países están explorando formas de eludir el sistema financiero estadounidense y el alcance del dólar.

*Directora de investigación y miembro principal del Programa de Seguridad Energética y Cambio Climático del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC.
**Miembro principal del Programa de Seguridad Energética y Cambio Climático del CSIS.

Te puede interesar

PDAC 2024: LA MISIÓN DE DANIEL NOBOA Y LA CÁMARA MINERA DEL ECUADOR

PODCASTS

RICARDO MARTÍNEZ EN TV
RICARDO MARTINEZ EN MINERIA Y LA GENTE: INVERSIONES, EXPLORACIÓN, IPEEM, PDAC Y ANTIMINERÍA EN SAN JUAN

AFERRARSE A LA VIDA MEDING MARTINEZ HERNANDEZ AGULLES
MEDING, HERNÁNDEZ, AGULLES Y MARTÍNEZ EN LV5 : LA RUTA DEL COBRE Y LA MINERÍA EN SAN JUAN EN 2024