NY Times: "El fin de una era en China"

#VOCES 01 de noviembre de 2022 The New York Times / CLUBminero
china


Yuen Yuen Ang

Hace 44 años, Deng Xiaoping lanzó el periodo de “reforma y apertura general” que transformó a China de una nación autárquica y pobre a una potencia global emergente.

El presidente Xi Jinping terminó con esa era de manera oficial la semana pasada. Xi surgió del Congreso Nacional del Partido Comunista en Pekín con autoridad indiscutida y planes para China que giran en torno a su obsesión con el control y la seguridad, aunque eso implique dañar la economía.

Es un cambio de perspectiva trascendental.

La estrategia de Deng Xiaoping para los logros económicos espectaculares de China tuvo dos componentes principales. El primero fue un acuerdo colectivo de liderazgo dentro del Partido Comunista. Deng rechazaba la democracia al estilo occidental, pero las décadas tumultuosas de China bajo el mandato de Mao Zedong le habían enseñado que el gobierno de un solo hombre es peligroso. Él y el partido introdujeron controles y contrapesos parciales en la política en los más altos niveles, incluyendo límites de periodo de mandato. El segundo componente fue un objetivo común de crecimiento económico que, según declaró Deng de manera célebre, sería el principio “rector de China”. Funcionarios en toda China se dispusieron a promover el crecimiento a toda costa, aportando prosperidad, pero también corrupción, desigualdad y contaminación industrial.


LEA TAMBIÉN:

CHINA LITIOMás China en Argentina: Litio, oro, fertilizantes, energía e infraestructuras...

La semana pasada en Pekín, Xi desmanteló esos fundamentos. Se aseguró de que seguiría siendo el líder principal de China durante un tercer periodo —si no es que de por vida— y llenó los puestos de liderazgo del partido con funcionarios leales mientras dio amplia prioridad a la seguridad nacional por encima del objetivo del crecimiento económico.

En su discurso al Congreso del Partido en el Gran Salón del Pueblo el 16 de octubre, mencionó la “seguridad” con mucha más frecuencia que la palabra “economía”, un gran cambio respecto del precedente. Fue más allá, y declaró sin ambigüedad que “la seguridad nacional es la base del rejuvenecimiento nacional, y la estabilidad nacional es un prerrequisito para construir una China fuerte y próspera”.

En la política china, los pequeños cambios de palabras pueden anunciar grandes transformaciones en ideología y política. Si había alguna duda sobre las intenciones de Xi, las disipó jurando que China se apegaría a su política de cero covid, “sin vacilar”. El enfoque con que su gobierno ha enfrentado la pandemia, una política de salud pública en teoría, es en realidad la herramienta de seguridad más poderosa ideada por el Partido Comunista, pues restringe el acceso al país y controla quién puede ir adónde, respaldada por aplicaciones de rastreo que ciudadanos y visitantes deben tener en su celular.

Para los analistas acostumbrados desde hace tiempo al espíritu de crecimiento primordial de Deng, la política de Xi es desconcertante. Los controles de covid están enfureciendo a los ciudadanos, afectando la economía china, socavando el consumo nacional, interrumpiendo la manufactura y la logística, y alejando a los inversionistas extranjeros y locales por igual.

¿Por qué el líder chino más poderoso en décadas está tan obsesionado con la seguridad y el control de la nación que está dispuesto a sacrificar la economía? La respuesta depende de una serie de desafíos nacionales y extranjeros, algunos empeorados por las decisiones de Xi en materia de políticas.


LEA TAMBIÉN:

CHINA PORTADAChina, una potencia en alza que no enamora

En política, quizá tema que alguien lo apuñale por la espalda después de hacerse de enemigos mediante una campaña anticorrupción que duró décadas en las que miles de funcionarios —quizá incluyendo a posibles rivales políticos— fueron castigados, y está redoblando la represión debido a su instinto de autopreservación.

En el frente económico, enfrenta crisis complejas con una economía que está ralentizándose drásticamente, un colapso del sector inmobiliario y un desempleo récord entre los jóvenes. Esos problemas se han visto exacerbados debido a los controles de covid y la campaña de “prosperidad común” de Xi, una estrategia para reducir la desigualdad y abordar el comportamiento monopólico de las grandes firmas tecnológicas y otras compañías privadas, la cual fue enfatizada el año pasado con medidas regulatorias estrictas y abruptas que han alarmado a los inversionistas. La represalia del mercado fue intensa: en cuestión de meses, se evaporó más de un billón de dólares en valores en muchas de las compañías más innovadoras de China.

En materia de política extranjera, Xi ha proyectado una ambición de desafiar el dominio estadounidense. El manejo caótico de la pandemia por parte del gobierno de Trump provocó que Xi presumiera que “Oriente está ascendiendo y Occidente está en declive”. Sin embargo, su actitud triunfal fue prematura. China está lejos de estar en la misma posición de Estados Unidos en cuanto a poder económico, militar o tecnológico. Y aunque la democracia estadounidense está en crisis, Estados Unidos sigue siendo fuerte, una verdadera superpotencia y un país libre capaz de criticarse y renovarse. Xi critica a Occidente por buscar contener a China, pero su orgullo y su enfoque agresivo ayudaron a traer a colación esa amenaza.

No cabe duda de que Xi no tiene intención de abandonar por completo el éxito capitalista que rejuveneció a China y le proporcionó respeto e influencia a nivel mundial. Y tiene el mérito de haberse enfrentado a graves problemas que sus predecesores escondieron bajo la alfombra, sobre todo la corrupción y la desigualdad económica. Su visión de una China poderosa, respetada en el contexto mundial, está justificada por el tamaño y el peso económico de su país.

No obstante, abordar esta serie de problemas en China requerirá pasos mesurados que Xi no parece dispuesto a dar. Para ahogar los incendios en la economía china, se debe comenzar con una relajación de las restricciones de covid y la importación de vacunas más efectivas, algo que su gobierno ha evitado. Estas no serán soluciones milagrosas, pero son los primeros pasos necesarios que rendirán resultados a largo plazo para aliviar el estrés que siente el pueblo chino y para asegurarles a los inversionistas que su equipo de líderes no ha perdido toda la sensatez.

Xi ha hundido a China en un círculo vicioso: un líder orgulloso y autoritario, que no le responde a la sociedad y que no se ve desafiado ni por sus propios asesores, toma malas decisiones de política, lo cual agrava sus problemas, exacerba sus temores de una revuelta y provoca más represión.

Las consecuencias de su decisión de enfatizar la seguridad por encima del florecimiento económico serán globales. China es la segunda economía más grande del mundo y el socio comercial más grande de decenas de países. Una desaceleración económica prolongada en China aumentará el riesgo de una recesión global, y muchos países compartirían el problema. A largo plazo, quizá haya ganadores conforme la competitividad menguante de China acelere un cambio en las cadenas globales de suministro hacia otras economías emergentes. Sin embargo, si China se retrae, perderá. Las compañías tecnológicas chinas ya se están expandiendo en el extranjero para compensar el entorno nacional restrictivo.

La gran revolución capitalista de China bajo el mandato de Deng y sus sucesores ahora es historia. También son historia los primeros diez años de Xi en el gobierno, cuando al menos había una protección mínima de límites a su poder por parte de los funcionarios moderados no lealistas. China bajo el mandato de Mao y la antigua Unión Soviética demostraron que las dictaduras absolutas fracasan rotundamente al momento de volver a las naciones prósperas y sólidas. Solo traen empobrecimiento y seguridad falsa. Es probable que Xi vuelva a aprender esas lecciones en los próximos años.

Te puede interesar

YOUTUBE CLUBMINERO

FireShot Capture 034 - El Perú empresarial reclamó un duro combate al crimen organizado_ - clubminero.com

QUIERO RECIBIR CLUBminero

YOUTUBE CLUBMINERO

MINERÍA ILEGAL PERU 1

YOUTUBE CLUBMINERO

Sonia Delgado 1

YOUTUBE CLUBMINERO

SEPARADORES + PORTADAS YT (2)