Josemaría será el primer proyecto en compensar la inversión de una línea eléctrica con regalías

MINERÍA 22/08/2022 Por MDZ / CLUBminero
OBRAS DE INFRAESTRUCTURA Y MINERÍA: NEW DEAL
campamento minero
Josemaría: línea eléctrica y regalías

ÁNGELES IRUSTA

Es a partir de la reciente modificación de la Ley de Regalías Mineras que así lo establece para obras energéticas o viales que beneficien a la provincia. Los detalles de la obra eléctrica que se prevé demandará dos años.

El proyecto cuprífero Josemaría, en San Juan, será el primero de esta provincia en compensar con regalías la inversión de una línea eléctrica. Esto es así tras la reciente modificación de la Ley de Regalías Mineras local, que ahora en su artículo 19° establece que “los proyectos mineros que desarrollen obras de infraestructura vial o energética, o ambas a la vez, en beneficio de la provincia de San Juan, pueden compensar total o parcialmente su inversión con las regalías mineras”. Esta compensación se aplicará al porcentaje por regalías que le corresponde al estado provincial.

Según la norma, esto se podrá concretar siempre que las obras que se realicen hayan sido declaradas de utilidad pública por parte de la Cámara de Diputados, con el voto favorable de los dos tercios de sus miembros.

Cabe recordar que las regalías representan el canon que, de forma obligatoria, deben pagar las empresas mineras y el cual es del 3% de lo que extraen. Las empresas entonces deben tributar esto porque están extrayendo un recurso no renovable. De lo que pagan, un 20% va a los departamentos, el 70% a la provincia y otro 10% al Ministerio de Minería. 

Con esta modificación lo que se busca es generar un marco atractivo para las inversiones mineras, propiciar el desarrollo de obras estratégicas y a modo de incentivo a las empresas que las utilizarán para su beneficio, pero que luego quedarán como un bien de la provincia. El caso de las interconexiones eléctricas, que una vez que reciben energía pasan a ser gestionadas por el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), aun cuando en el tramo final el único usuario sea el proyecto minero. Lo mismo ocurre con los caminos que puedan conectar diferentes puntos provinciales.

Oscar Trad, presidente del EPRE, fue el encargado de brindar detalles técnicos de diferentes obras eléctricas tanto para el sector de cales, como el metalífero. 

En el caso puntual de Josemaría, la mina requerirá para su funcionamiento una potencia en el orden de los 300 megavatios, poco más de la mitad de lo que consume la provincia de San Juan. Esto significará por parte de Deprominsa, la propietaria del proyecto, una inversión estimada que supera los 200 millones de dólares para el desarrollo de obras eléctricas de gran complejidad que, según Trad, podrán extenderse por dos años, “siempre que no haya demora con los equipos que hoy por las restricciones están teniendo un plazo de entrega de 18 meses”, explicó. 

De acuerdo a las precisiones de Trad, lo que abastecerá a la mina de cobre será una Línea de Extra Alta Tensión (LEAT) de 500 kV con una extensión estimada de 265 kilómetros, que partirá desde la actual estación transformadora (ET) Rodeo, en Iglesia, hasta el yacimiento. Para adaptarla a esta LEAT, se requerirá de una ampliación de la ET Rodeo que actualmente opera a 132kV y pasarla a 500 kV. En Josemaría también se construirá una estación transformadora, además de la ampliación a 500 Kv de la ET Nueva San Juan.

El desafío para este trazado eléctrico será en la medida que las instalaciones deban hacerse en altura. Los primeros 100 kilómetros serán menos complejos puesto que la geografía es más llana, pero sí lo será cuando se vaya ascendiendo hacia la mina ubicada a 4.295 metros sobre el nivel del mar. “Esto seguramente requerirá de soluciones de ingeniería, puesto que los sistemas se degradan en altura por las condiciones climáticas, por lo que será un aspecto a evaluar”, dijo Trad. Según la fuente, el costo por kilómetro rondará estimativamente los 500.000 dólares, cifra que ascenderá a los 1.5 millones de dólares en la medida que el terreno se vaya escarpando.

Actualmente el proyecto Línea de Extra Alta Tensión (LEAT) de 500 kV Rodeo – Josemaría, está en una etapa de ingeniería conceptual y en preparación del manifiesto de impacto ambiental. Aun así, a priori las obras se perfilan como la oportunidad de que las regiones del norte sanjuanino tengan acceso a la red eléctrica, además de eventualmente y si la demanda lo requiere, habilitar interconexiones futuras con La Rioja. 

Por otra parte también será la ocasión para que se desarrollen inversiones privadas de energía solar en la zona, que podrán complementar y robustecer este sistema eléctrico.

En claves

Los otros proyectos de cobre como Pachón, Los Azules y El Altar requerirán conectar a una línea de 500 Kv para poder operar. Ubicados en la localidad de Calingasta, de los tres es Pachón el más avanzado, que ya presentó su informe de prefactibilidad y a fin de año lo hará con su Informe de Impacto Ambiental (IIA).

La futura mina Josemaría demandará una potencia eléctrica de 270 MW, con picos de hasta 320 MW, asociada principalmente a sus procesos de trituración y molienda del mineral. En términos relativos, esta potencia es equiparable con el actual consumo de toda la provincia de San Juan.

Teniendo en cuenta la novedad y la relevancia, el concepto de “compensación con regalías” se destacó en varias oportunidades en el último encuentro de “Historias compartidas”, un espacio mensual de la Cámara Minera de San Juan para el debate de diferentes temáticas vinculadas a la industria y que en esta ocasión precisamente tuvo que ver con los desafíos en infraestructura energética para la minería.

Vecinos de Rodeo, Villa Iglesia, Angualasto, autoridades de los poderes ejecutivo y legislativo, medios de comunicación de Iglesia y delegaciones municipales, fueron los primeros grupos en interiorizarse sobre la obra eléctrica que vinculará la actual Estación Transformadora (ET) Rodeo con la futura estación transformadora que estará ubicada en Josemaría.

Las obras requeridas y, en especial, las obras complementarias, traerán aparejado beneficios en lo relativo a la confiabilidad y calidad del servicio eléctrico, al ampliar la red de transporte del Sistema Argentino de Interconexión (SADI) en 500 kV hasta el extremo norte de la provincia.

Lea también